A menudo en mis charlas escucho que la gente desea, entre otras cosas, «estar en paz conmigo mismo».

Dado que vivimos en un mundo relacional, es decir, en relación con los demás, estar en paz con uno mismo implica…

  • estar en paz con los padres
  • estar a gusto y relajado en pareja
  • ser unos padres presentes con nuestros hijos
  • establecer relaciones laborales sanas
  • disfrutar del ocio y las amistades.

¿Cómo se logra todo eso? Para pacificar estas áreas, solo necesitas hacer tres cosas:

  1. Saber qué quieres en cada uno de esos roles de la vida.
  2. Tener una actitud de cambio ante lo que puede mejorarse.
  3. Disfrutar de los demás y de ti mismo.

Este es uno de los trabajos más reconfortantes que puedes hacer para una vida libre y serena.

[Foto de Alice Popkorn]